La planta

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El cardo mariano (silybum marianum), también conocido como cardo de leche, cardo de Santa María, cardo borriquero o cardo bendito, es una planta medicinal que se utiliza desde hace cientos de años como remedio para tratar todo tipo de trastornos del hígado. Sus propiedades tan beneficiosas para la salud se deben fundamentalmente al alto contenido en silimarina de sus frutos.

Características de la planta cardo mariano

El cardo mariano pertenece a la familia de las asteráceas y es originario del sur de Europa, aunque en la actualidad se puede encontrar en cualquier sitio, normalmente en el campo (en terrenos secos y rocosos) y en las zonas del Mediterráneo. A pesar de no ser una especie demasiado exigente, el cardo mariano no resiste bien el frío extremo persistente, sino que se adapta mejor a los climas templados o cálidos.

Es una planta robusta, con aspecto espinoso y que puede llegar a medir hasta dos metros de altura. Las hojas son grandes y de un color verde intenso, que al romperse, al igual que los tallos, destilan una savia y por eso tienen un color blanco en su superficie. Sus flores son rojas o púrpura, y los frutos son de color oscuro y duros.

 

Composición

  • Flavanolignanos: silibina, isosilibina, silidianina y silicristina (todos estos ingredientes conforman la silimarina, con una presencia aproximadamente del 50% de silibina).
  • Flavonoides: taxifolina, luteolina, kemferol, naringina, apigenina, quercetina, dihidrokemferol, camferol, entre otros.
  • Vitamina C y betacaroteno.
  • Minerales: magnesio, fósforo, calcio, cobre, hierro, potasio, hierro.
  • Grasas (20 o 30% de ácido linoleico).
  • Proteínas.

La silimarina

Como hemos comentado anteriormente, la silimarina es el ingrediente más destacado del cardo mariano gracias a sus propiedades. En concreto se trata del extracto de las semillas de esta planta y está formado por un alto porcentaje de silibina, junto con isosilibina, silidianina y silicristina.

Según se explica en este estudio, la silimarina actúa como un potente antioxidante hepático, por lo que se convierte en una alternativa factible para tratar las enfermedades de este órgano, como por ejemplo en los casos de hígado graso.

Sus funciones más significativas son la de proteger al hígado y ayudarle a regenerarse, pero tal como indicamos en nuestra sección sobre las propiedades del cardo mariano, la silimarina también es antiinflamatoria, anticolesterolémica, antiviral, antidiabética o antihemorrágica, entre otros.

 

 

El contenido de esta página web tiene un carácter meramente informativo y en ningún caso reemplaza las indicaciones de un profesional de la salud. www.cardomariano.es no se responsabiliza de las consecuencias ocasionadas por la automedicación. Automedicarse puede tener graves consecuencias para su salud.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies